RISAS, PARANOIAS, LLANTOS...
UN POCO DE TODO Y DE TODO UN POCO.

jueves, 3 de noviembre de 2011

QUE TIEMPOS AQUELLOS!!!















AYER HABLANDO DEL SENSACIONALISMO DE LA PRENSA, LA CONVERSACIÓN DERIVÓ EN INGLATERRA, LOS INGLESES, LONDRES...


ME ACORDÉ ENTONCES, DE ALGO QUE ME OCURRIÓ CUANDO ESTUVE VIVIENDO EN LONDRES, HACE YA UNOS CUANTOS AÑOS. 


ESOS MESES ESTÁN LLENOS DE RECUERDOS Y ANÉCDOTAS SURREALISTAS, PERO ESTA, SIN DUDA SE LLEVA LA PALMA. 






















Vivíamos en una casa ocupada, diez españolitos y españolitas, (allí es más fácil ocupar o por lo menos lo era, que aquí), la verdad que la casa estaba genial y sin pagar, así que vivíamos estupendamente, aunque no negaré que  con algo de miedo por si algún día nos echaban. El caso es que una buena mañana, temprano muy temprano, a eso de las cinco (casa gratis si, pero trabajar duro también), salíamos para trabajar y cuando abro la puerta, voy y me encuentro toda la calle tomada por la policía y acordonada. Pálida me quedé y empecé a imaginarme el desalojo, acojonadita estaba. Avisé a C , pero ella con su parsimonia habitual no le dio importancia, así que C delante y yo detrás salimos de casa dispuestas a vivir otra jornada laboral. Los polis pasaron de nosotros, pero vamos aquello era raro muy raro. Por si acaso avisamos al resto de los compis de casa vía móvil. Y ahí que nos fuimos a hacer picking al almacén del  H y M (trabajo aburrido a priori, pero tenía su gracia) Al volver, todo era más raro todavía. De lejos vimos la puerta de nuestra casa y la de los lados rodeada de varios policías. Al llegar al portal estaba K. Nos avisó de que nos pedirían el nombre y apellidos y que mejor diéramos uno falso, así que allá fuimos, primero le preguntaron  a C, y va y suelta; "My name is Ana Obregón". Me quedé blanca, ¿como que Ana Obregón??, pero ahora voy yo y suelto sin pensar; "My name is Isabel Pantoja" (vaya pavas...). Así que ahí entraron en la casa Okupa muy dignas Ana Obregón e Isabel Pantoja. En 4 horas me iba a Bruselas, me puse a hacer la maleta rapidísima, pero el sonido del timbre  interrumpió y me hizo pensar que esto no iba a quedar así… Abrí la puerta y me encontré al típico gentleman inglés de las pelis y a un mulato gigante y cuadrado. Como buenamente pude les pregunté qué querían (he de apuntar que  a pesar de estar unos meses por allí, mi habilidad para hablar en inglés era y es, bastante nula), y los dos a la vez me sacaron una placa mientras me decían; We’re a detectives (o algo así). Les invité a pasar claro está, así que, ahí estábamos tres españoles,  que apenas hablábamos inglés con dos detectives en una casa okupa y bastante sucia.  Los detectives muy serios, se sentaron  y enseguida se hundieron por sorpresa en aquel sofá viejo que encontráramos hacía unas semanas por las calles modernas de Londres. Estaban muy serios y mirándonos fijamente a los ojos y con una voz profunda y rotunda, el gentleman nos dijó;” One man die”, todo esto, mientras se pasaba el dedo índice  por el cuello. Que acojone!!!, nos miramos los tres pálidos, con ganas de salir corriendo de allí. En ese momento llegó A, todo un alivio para nosotros, puesto que ella sí que dominaba el inglés. A ni se inmutó, se presentó y empezó a hablar con los detectives. Estos empezaron a contarnos la historia  mientras ella nos iba traduciendo.  El caso, es que habían matado a un hombre que vivía en la casa de al lado en circunstancias muy extrañas, y querían saber, si habíamos oído algo raro esa noche. Bueno, por fin se aclaraba el misterio. Que fuerte. ¡Un asesinato al otro lado!, y no, ninguno habíamos oído nada extraño. Los detectives nos informaron de que la policía estaría en la calle durante un tiempecito, y A que es muy sociable, se puso a ligar con el mulato, yo no me lo podía creer, todavía tenía el miedito metido en el cuerpo y A, hablando de Benidorm y de tomar el sol con el detective gigante. Yo estaba muy nerviosa, tenía que coger un vuelo, pero estos no se daban ido, ahí estaban tomándose el té que amablemente les había traído A, y siguiéndole el rollo. El grande no quitaba la vista de su escotazo. Con mi cara de buena les interrumpí y con un hilillo de voz, les pregunté si me podía ir. Por suerte, me dijeron que sí, y además se fueron ellos también…Por fin, acabé de hacer mi maleta y me largué a Bruselas. Ese fin de semana, me dediqué a otros menesteres y se me había olvidado completamente el lío este del asesinato.

La historia no acabó ahí, ni mucho menos. Cuando volví me encontré a 5 o 6  periodistas en la puerta, vinieron hacia mí como sabuesos, enchufándome los micrófonos a la boca, y hablando sin parar. Estaba rodeada. Me hicieron unas cuantas preguntas, pero yo no entendía nada...He de decir que fue una experiencia para nada agradable y menos después de un viaje intenso con resaca incluída. Así que cogí fuerzas, y tal cual Isabel Pantoja les dije; “no hablo de mi vida privada” (lo dicho; una pava), mientras con mis brazos separaba a dos chicas para escabullirme entra ellas. Entré en casa corriendo, y ya me informaron. Resulta que estaba medio Londres, pendiente del caso, que era todo muy raro, el tío había muerto a golpes, pero también lo habían envenenado. Los periodistas venían a nuestra puerta todos los días a ver si se enteraban de algo, eran muy muy pesados. Teníamos un policía día y noche entre nuestra casa y la del  hombre que había muerto. A, seguía tan amable como siempre y le llevaba un té al poli todas las noches.  No me lo podía creer, que surrealista todo. Al día siguiente una camioneta gigante llena de megáfonos y altavoces, durante todo el día, contaba el caso a voz en grito, y solicitaba a todo aquel que supiese algo del asesinato llamase a un determinado numero de tlf.  Unos chicos repartían folletos, con la cara del hombre muerto,  y pidiendo lo mismo; “si usted ha visto y oído algo que pudiese ayudar llame al tlf……….”. Al día siguiente  no sólo estaba la furgoneta y los chicos repartiendo folletos, sino que también había paneles por toda la calle con la cara del pobre hombre, y el teléfono de marras.  Que despliegue de medios…!!!. Así fue durante una semana. A la semana siguiente, sólo quedaba el policía que menos mal que se apiadaron de él y le pusieron un coche, porque los primeros días, ahí estaba el hombre de pie a la intemperie todo el día. Aunque A, que le daba penilla (y algo más) y le llevaba un té todas las noches.

El poli se fue al mes, la despedida fue intensa, ya era uno más , y sobre todo para A, pero se siguieron viendo y por lo último que supe, se han casado y tienen dos niños. Del asesinato nada se supo, por lo menos no nos enteramos. Y nosotros seguimos nuestra vida cotidiana de okupas in London, que fue de todo menos aburrida.


De  la banda sonora de aquella etapa, quizás sea esta la canción más cantada y tarareada. Que original ehh!!!,



10 comentarios :

  1. Jooooooooooooooder este mundo es muy inesperado ja ja ja


    Besazos enormes

    ResponderEliminar
  2. acabo de recomendar justo esta canción hace un minuto! anyway. menudas aventuras, oye, con asesinatos, finales felices con perdices, para tu amiga a., al menos, que podría llamarse "la presley", no? según vuestra política de identificación!

    ResponderEliminar
  3. Vaya experiencia Volboretinha...!!
    Ahora lo que no sé es como no os han interrogado más, pués ser La Pantoja y La Obregón tiene su delito,jajaja.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. vaya,vaya madre mía, jamás habría pensado que habías sido okupa jeje

    ResponderEliminar
  5. Dani; Pues si, pero menos mal, que si no vivir en él sería demasiado aburrido no?. abrazossss

    Raúl; Coincidencias de la vida jeje. Si, Raúl en una ciudad como Londres todo es posible. La verdad que lo de la Presley le pega bastante, por que era una buena embajadora. Me alegra coincidir en gustos musicales contigo... Xoel para mi es como de casa ya...

    El canto de la luna; Te doy toda la razón, tiene bastante delito, podríamos haber escogido personajes más interesantes para suplantar, pero ya dije, éramos unas pavas jeje. Biquiños

    Apple; Bueno, yo no creo que fuese okupa, a parte que cuando fui a esa casa ya estaban viviendo allí. En Londres es diferente y más común que aquí. Simplemente vivíamos en una casa que no era nuestra y no pagábamos, pero no seguíamos una filosofía okupa, ni realizamos actividades asociadas al movimiento okupa. Todos tenemos un pasadoooooo!!!

    ResponderEliminar
  6. Que tiempos aquellos. Efectivamente rememoras ahora algunas historias del pasado que ahora te parecen sin importancia pero que en su momento fueron sonadas. Habrá que agilizar la memoria.

    Un saludo okupa Volboretinha

    ResponderEliminar
  7. Hola Jota; Tiendo bastante a rememorar etapas pasadas y esta es una de mis favoritas. Saludo recibido y agradecido. Un bico para ti.

    ResponderEliminar
  8. Vaya, Volvoretinha! Primera visita a tu blog y me encuentro con esta vida tan ajetreada, qué bien! qué envidia! :)

    No he podido poner la canción, da error, ¿cuál es?

    Un saludo y un abrazo por ser bunburiana ;)

    ResponderEliminar
  9. Hola Señorita Sunshine!! Gracias por tu visita... y no te acostumbres que mi vida no es tan ajetreada... La canción es I'll see you in London de Deluxe. Bicos de Bumburiana a Bumburiana...;)

    ResponderEliminar
  10. Por falta material de tiempo no he podido escribir antes, (pero te saludo), de tu entrada te iba a preguntar eso de okupa, pero me han pisado la duda y la has respondido ya, mecajina!

    Un bicus.

    ResponderEliminar

tienes algo que decir?

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...