RISAS, PARANOIAS, LLANTOS...
UN POCO DE TODO Y DE TODO UN POCO.

lunes, 19 de diciembre de 2011

DE BAILOTEO CON EL SEÑOR VIENTO.



MARINA AIZEN

Al contrario que a la mayoría de la gente que conozco, a mi me gusta el viento, evidentemente no para todos los días, todo en exceso cansa, pero sí de vez en cuando.

Me gusta el viento de cara que te echa el pelo con fuerza para atrás y te deja la cara fresca fresquita,  me encanta abrir los brazos y sentir como el viento me da en todo el cuerpo y no me deja avanzar y si puedo gritar, me gusta más todavía. Me gusta el viento de espalda empujándome y dejarme llevar por él.  Disfruto como una niña jugando con el viento.

Me gusta la brisa marina con olor a sal, me gustan los temporales de viento y sobre todo cerca del mar. Me gusta cuando el viento agita las olas y hace que estas choquen contra las rocas, deshaciéndose en espuma e inundando el ambiente de sal, tanto, que a veces hasta se puede saborear. Me gusta también el viento en la playa, en las montañas y ese olorcillo a campo que trae con él.

Ayer tuve un  encuentro muy especial  con el viento, y conocí un poquito su lado más teórico y científico. Hace tiempo comenté por aquí, que  la suerte estuvo de mi parte, premiándome con un vuelo en parapente y ayee, por fin lo pude disfrutar. Menuda experiencia, de estas que no olvidaré en la vida. Lo primero que me sorprendió fue la cantidad de factores que se tienen que dar para poder volar en parapente, a veces pueden estar horas y horas, esperando el momento perfecto, que el viento venga de cara y no sólo se trate de una ráfaga. Observan mil y un detalles, el agua del pantano,  el sentido de las nubes,  el vuelo de los buitres,  la niebla mañanera, los rayos del sol…Se conocen al dedillo todas las condiciones atmosféricas que influyen en el señor viento. Nunca antes había hablado tanto del viento y sus formas y en verdad es muy muy interesante.

Volar en parapente no es una actividad de estas de soltar adrenalina, pero si que sentí un poco de subidón al despegar  y  cuando el parapente guiado por el viento nos empujó hacia el vacío, no pude evitar dar gritos de excitación, buff ¡¡qué emoción!!. Al principio volamos tan cerca de las rocas que formaban la montaña, que me dio impresión, pero poco a poco fuimos subiendo y luego entré en un estado de relax alucinante, es como si estuviera flotando en una burbuja, no podía ni hablar, entré en un ensimismamiento absoluto, de hecho el monitor con el que iba, que hablaba demasiado, me preguntó si estaba bien unas cuantas veces, porqué le extrañó que no hablara, con lo habladora que me había mostrado hasta ese momento. Pero no podía, no quería. Había tanto que observar y que disfrutar…

No soy muy buena para expresarme con  palabras. Y no sé cómo definir todas las sensaciones que experimenté, sólo sé que fue una sensación única y diferente para mí, que desde arriba, el amalgama de colores de la naturaleza impresionan todavía más, que tener  4 buitres cómo compañeros de vuelo es todo un lujo e impacta, vaya si impacta, que cuando conduces  el parapente sientes que eres amiga del viento y  que bailas a su son,  intentando camelártelo para que te dé lo mejor de él y poder elevarte hacia el séptimo cielo. Bufff!! Durante 25 minutos me sentí  fuera del mundo, fue una sensación extraña pero muy muy agradable. Ahora entiendo porqué engancha tanto…

La montaña desde la que despegamos estaba a 600 metros y durante el vuelo alcanzamos hasta los 1150 metros, ¿increíble verdad?  Durante el vuelo, sentí un poco revuelto el estómago, pero mi estado “zen”  me facilitó concentrarme en la respiración y en las montañas, así que duró poco, menos mal. Lo más difícil fue el aterrizaje, estaba en tal estado, que no tenía fuerzas para apoyar las piernas, y cuando por fin toqué tierra, una perra se me cruzó por delante, y me comí el suelo literalmente,  así que nada, volví a la realidad en un pis pas. 

Ains con lo bien que estaba yo en mi burbujita volando voy, volando vengo!!!




14 comentarios :

  1. Ah amiga, bonitas sensaciones verdad? Demostrado está que volar no es sólo para pájaros.
    Perfectamente narrado:)

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Me gusta el viento, su olor, la fuerza con la que frena o acelera los acontecimientos. Yo también tengo suerte con el viento, me ayuda a desplegar mis velas:
    http://superehore.blogspot.com/2011/06/inflas-mis-velas.html

    p.d. definir sensaciones y sentimientos no es tarea fácil; que no eres buena es tu opinión. ;)
    20 de diciembre de 2011 12:09

    ResponderEliminar
  4. pues menos mal que no eres buena expresando emociones, porque por un momento me sentía en el aire yo también! esa es una de las cosas que me gustaría hacer antes de morir. genial la versión de chambao

    ResponderEliminar
  5. esquí, parapente... ¿qué será lo próximo que nos narres? :)

    Da gusto leer lo que has disfrutado. Besos y a seguir disfrutando.

    ResponderEliminar
  6. Ains jota, pues si, muy bonitas e inolvidables!!!. Abrazos para ti también.

    Que entrada más bonita Sergio, me ha gustado muchísimo. El viento mola!! Bueno, yo creo que no soy nada buena expresándome verbalmente y menos por escrito, soy demasiado emocional y poco verbal. Muchas gracias. Bicos.

    Raúl muchas gracias, me alegro que te sintieras en el aire conmigo y de verdad te la recomiendo, es dinerillo pero bueno,a veces nos lo gastamos en otras tonterías y esto merece mucho la pena. Biquiños

    ResponderEliminar
  7. jaja, pues si mi camino, últimamente no paro, coincidió así, pero es que se acaba una etapa y hay que aprovecharla al máximo. Todavía tengo pendiente hacer cosillas como las que haces tu!!! Besos guapaa

    ResponderEliminar
  8. ¡¡¡¡¡Qué experiencia Volvoret!!!!

    Cuando comencé a leer el post, me dije somos de la misma especie "nos encanta el viento" aquá y allá y los días así y dejarnos empujar y blablabla, pero cuando leí la palabra PARAPENTE ohhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh nooooo somos de la misma especieeeee, yo pertenezco al grupo de cobardes ajajajajajaj, niiiiiiiii locaaaaaaaa me subo!!!!!!!!

    Qué valiente que sos, te felicito porque de haber tenido miedo-pafovoroso no hubieras podido deleitarte con el vuelo y contárnoslo así como lo has hecho, te aseguro que lo has relatado tan bien que he volado en parapente y hasta he sentido cosquillas en mi estómago!!!!!!!!!!

    Buenisimo post, es le primero que leo esta mañana y me ha puesto de buen humor!!!!
    Besos!

    ResponderEliminar
  9. Buenos días Pato, tu si que me has puesto de buen humor!!! Soy consciente de mis limitaciones para escribir y al contrario que muchos de los bloggers no tengo el blog para eso, lo tengo para expresarme y desahogarme sin pensar en si está bien o mal escrito y me alegra mucho leer, que te he provocado cosquillas en el estómago!! Tus comentarios siempre son un subidón!!

    Y de valiente nada, cuando algo te gusta, hacerlo no es de valientes, de valientes es hacer algo que te da pavooorr!! pero a mi me picaba mucho la curiosidad. No da nada de miedo de verdad, vas tan despacito y tranquila que tienes la sensación de flotar, como cuando haces el muerto en el agua!! Te lo recomiendo totalmente!!! Biquiñosssss

    ResponderEliminar
  10. ¡Qué rica experiencia!!!!
    Bueno... a mí me FASCINA el viento, así que estoy como pez en el agua (o ave en el viento?? :S:S:S:S XDDDD!!!) en este post. Ves mi cabello como se mueve??????? XDDD!!!!

    Mucha paz y mucho amor para ti y los tuyos, preciosa.
    Fuerte abrazo desde Perú!

    ResponderEliminar
  11. ¿también? Pues disfrútalo mucho, y me cuentas!!
    Besicos

    ResponderEliminar
  12. Cuando eres capaz de sentirte feliz por cosas como sentir el viento o volar con un parapente es fácil encontrar algo de felicidad.
    Me alegro mucho por ti siente pues lo que más llena el corazón.

    ResponderEliminar
  13. Nada Sweet, que al final a todos/as os gusta el viento jeje, pues mira que conozco gente que no le gusta... me gusta eso de ave en el viento, a partir de ahora cambiamos la frase, como pez en el agua, por como ave en el viento!!! Me gusta!!

    Vaya pelossss!!!! jeje... Mucho amor para ti también que visto lo visto, tienes mucho para dar y para recibir!!! Abrazotes!!!! guapaaa... Pásalo bien estos días con tu Daddy!!!

    Miguel; Pues si, en esos momentos eres feliz bueno más bien super feliz!!! Bienvenido!!

    ResponderEliminar
  14. Caray volboretinha ,que sensación más alucinante tuviste que sentir,dices que no eres muy buena contando las cosas, pués... yo he disfrutado como si en ese parapente estuviese yo también, danzando al son del viento.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar

tienes algo que decir?

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...