RISAS, PARANOIAS, LLANTOS...
UN POCO DE TODO Y DE TODO UN POCO.

jueves, 26 de diciembre de 2013

Encontrando los 36 en Lisboa.






Lisboa by Melody Gardot on Grooveshark



No era el plan inicial pero decidimos darle una vuelta y encontrar a los 36 en el otoño de Lisboa.

El viaje no es sólo el lugar. El viaje es el momento, es la compañía, es el uso del tiempo, es la actitud, es un cúmulo de experiencias, es conversaciones...

Un mismo lugar, pero un nuevo viaje para los dos, con otra persona, en otra etapa, con distintas ilusiones y expectativas y con un buen puñado de recomendaciones, de antiguas vividoras de Lisboa.

Muchos rincones y lugares, me recordaron todas esas risas y anécdotas vividas en Lisboa en aquel viaje improvisado en Semana Santa del 2007, uno de los viajes más divertidos y surrealistas que he experimentado. Ese viaje era con ellas, con las de siempre. Esta vez fue con él, con nosotros.

Fue diferente si, pero no defraudó, enriqueció.  Fueron unos días tranquilos, de disfrute, de reposar sensaciones, emociones y sentimientos. Un viaje, de mucho camino andado para perdernos y encontrarnos, de descubrir el orden y desorden de la ciudad callejon abajo, callejón arriba, de estudiar el mapa y poder guardarlo para poder sentirnos por fin, parte de esta ciudad en la que sus calles son todo estímulos. 

La mayoría coincide. Lisboa  engancha. Es una ciudad, que no deja indiferente, que se te mete dentro y queda en el recuerdo. Ciudad que los que han vivido durante un tiempo intensamente, no olvidan y los que vamos por periodos cortos, tampoco. Es un caso curioso. En la época de la modernidad, de los avances tecnólogicos, del orden, nos sentimos atraídos por la decadencia, por el descuido, por el desorden. Una ciudad dura para vivir día a día, dicen. Y una ciudad fácil para visitar. Me pregunto que pensaríamos si en nuestra ciudad estuviese tan presente este descuido. Una ciudad  que para un pezqueñin de 5 años "está todo roto".

En este viaje hubo tiempo para todo, hasta para jugar, ¿Que es Lisboa para ti?.  Cada uno un turno, cada uno, una apreciación.




 Lisboa es cuesta y es tranvía.




 Lisboa son adoquines, azulejos, Becos (callejones estrechos), donde todo puede suceder y nada es lo que parece.







 



Lisboa es mirador, vistas y puestas de sol, es momentos de goce y disfrute meramente hedonistas.




Lisboa es Señoras encantadoras que te descubren lugares con encanto.  Lucinda, mujer de 80 años, maestra, y contadora de historias. Nos cuenta historias de su infancia, del barrio y de sus aventuras en Galicia. Nos informa de que esta casa, (promesa del dueño de una fábrica a su hija enferma, para hospedar a sus empleados), tiene tantas ventanas como días del año. Lucinda nos indica el camino para seguir descubriendo y nos sigue en coche para que no nos perdamos.




Lisboa es ropa tendida, gente en las ventanas y fachadas coloristas y decoradas.





Lisboa es sentir y emocionarse  con la "Saudade" que el fado tan bien transmite. Ese fado que sale de las entrañas, de los que aprovechan una tasca con encanto para compartir la profundidad de sus voces.

 



Lisboa es bares, tascas, y tiendecitas que invitan a entrar y quedarse. 







Lisboa es Cultura, es Saramago  con  frases como esta que nos recuerdan nuestra responsabilidad.




Lisboa es esta librería Viajera "Palavra de Viajante", de la que me gustó todo, todísimo;  los libros, los  mapas de carreteras de casi todo el mundo, sus cuentos ilustrados de viajes, su decoración, su cortina del baño, su escaparate y como no sus dueñas, dos mujeres encantadoras, que no sabían en donde se metían cuando me preguntaron ¿Gostas dos mapas?









Lisboa es parques que invitan a pasar horas, recostados en la hierba...





Y como en cada viaje, Lisboa es la esencia de cada uno, y su manera de disfrutar y de vivir la ciudad. Esta, no es ni la mejor  ni la peor, es la mía y me gusta. 


Os dejo con una canción que formó parte de nuestra banda sonora Lisboeta, y que me gusta muchisísimooooo.


viernes, 13 de diciembre de 2013

¡¡¡VIVAN LOS BUENOS DÍAS QUE ALEGRAN LAS MAÑANAS!!!




BOISSONNARD


9.00 am. Estoy contenta, tengo ganas de un paseo matinal por la ciudad, ya hace tiempo que no lo hago. Pero cuando las circunstancias obligan, madrugar merece la pena y bajo encantada. 

Entro en el metro. Mis ganas, mi  gran sonrisa interior y leve sonrisa exterior, desentonan con el resto. Miradas hacia abajo, bostezos, ojos tristes, cansados. La mayoría viajan solos/as. Al fondo dos amigas hablan bajito y con poca expresividad. El chico de enfrente me mira, yo le miro con mi leve sonrisa, y seriamente cambia de objetivo.  Tanta seriedad, tanto silencio y tanta cara triste, me está agobiando. Se me pasa por la cabeza gritar a pleno pulmón "Buenoooss díasssss", o mejor podría cantar como el vecino de Joey (Friends) " La mañana, la mañana ha llegadoooooooo" ( como me gusta ese tíoooo!!!). ¿ y si una mañana subiese al metro, con mi nariz de payaso? Me empiezo a reir, sólo de pensarlo... La señora de al lado me mira. 

Mi viaje llega a su fin, en breve, estaré en pleno centro.  Subo las escaleras mecánicas y me fijo en las caras de los viajeros, siguen tristes, con prisas. Ahora me fijo en los pies, en el caminar...la mayoría ràpidos y firmes... el mío es lento y reposado (es lo bueno de trabajar sólo 10 horas a la semana). Paso mi tarjeta, el torno se abre. Ahí está el guardia de seguridad. Le digo buenos días, le contesta al cuello de la camisa. Subo las escaleras, y mientras me fijo de neuvo en las caras de los viajeros que salen por los tornos... de nuevo, aburrimiento, seriedad y tristeza. Pienso en el pobre guardia de seguridad, estar viendo esas caras más de 5 minutos no debe ser bueno para la salud. Estoy en la calle..yuhuuu!!!  la navidad reina, el mercadillo, las flores de pascua, los adornos navideños...pero sigue sin gustarme las caras de las personas por las mañanas!!

Estoy en frente de la catedral, veo un señor mayor,  que a duras penas se puede levantar de la banqueta. a sus pies, una caja y algunas monedas sueltas.  De repente, un poco alejado, oigo un "Buenos días princesa" bien gritado. Giro mi cabeza, y la veo. Es una señora de unos 70 años, sentada en una banqueta,  a los pies, no hay caja.  Estoy pasando a su lado, la miro y me grita  con una sonrisa encantadora " Buenos días pizpireta". Se me ilumina la cara, le contesto gritando "buenos días guapaaa".. Sigo caminando. Ahora escucho "Buenos días caballero"  "Buenos días princesita" Esto si. Así, si que da gusto, pasear por la calle y empezar la mañana. Pienso que a personas como ella, deberían de pagarle un sueldo por sacar sonrisas. .Decido volver atrás. Me acerco a ella y le pregunto si ha desayunado, me dice que no, así que le ofrezco desayunar conmigo (las tripas ya gritan demasiado e ir hacienda con ese run run, no se si será recomendable). No quiere. Le doy entonces algunos euros para que desayune y le digo lo que me gustan sus buenos días. Me dice que no hace falta, que los buenos días son gratis y que seguro que yo también los necesito.  Logro  convencerla. Me da las gracias y un beso enorme. Sigo mi camino y pienso en lo genial que hubiese sido charlar un ratito con ella. Voy  a Hacienda. Al final, el papeleo es más sencillo de lo que pensaba y la muchacha encantadora me lo soluciona en un pis pas.  Sigo mi ruta. Una chica va comiendo churros. Ummm que buena pinta. ¡Quiero churrossss! ¡ Los huelo! ¡ya veo la churrería!.  La chica me da unos churros recién hechos y calentitos y me desea un buen día. Esto marcha. Me pierdo entre el laberinto de calles Sevillanas. Los churros están riquísimossss!!. Paseo por calles nuevas, no sé muy bien donde estoy. Me encuentro. Hago los últimos recado. Tareas terminadas. ¡Como me gusta vivir y pasear por la ciudad por las mañanas!!

 ¡Vivan las mañanas  aprovechadas! 
¡Vivan los buenos días que me encienden una sonrisa!


Ya en casa, he escuchado a esta muchacha en Discópolis y me ha maravilladoooo!! Ideal para escuchar con un té calentito tirada en el sofá. Darle al play y a disfrutar!!



miércoles, 4 de diciembre de 2013

RESPONSABLES DE NUESTRA IRRESPONSABILIDAD.

PEDRO LUIS RAOTA


La situación económico-social que tenemos ahora mismo, afecta a todos/as directa o indirectamente. Todos/as lo sufrimos de una u otra manera y todos/as opinamos, creemos tener la solución perfecta... y casi siempre la solución está en los demás. Pocas veces tomamos conciencia de nuestra responsabilidad en el rumbo que toma la sociedad.


En cierto modo, creo que somos  responsables por aceptar este modo de vida y  ser cómplices de todas esas estratagemas que utilizan para hacernos borregos, consumistas y necesitados.  El caso es que nosotros hemos entrado en su juego y lo seguimos haciendo y estamos pagando el pato sin ser conscientes de lo que han influído nuestras conductas para llegar hasta aquí, ni de lo que pueden influir para salir. Nos creíamos todo lo que nos estaban contando...y vivimos a tope, teniendo de todo y más. Ahora ese sueño se ha roto... y no sólo sufrimos sus consecuencias nosotros, no. Los que más lo están sufriendo son esas personas, abuelos, abuelas, viudas, viudos, jubilados, jubiladas, que después de luchar por lo suyo, pelear duro, pasar hambre, jugarse lo poco que tenían..están viendo como todo se desmorona y como sus últimos años, están siendo terriblemente duros.  Familias con historias durísimas que dependen económicamente de la pensión de la abuela...Abuela que lo da todo para que sus hijos/as nietos/as, tengan que comer, donde vivir, y con qué jugar.


Me fastidia una barbaridad que ahora que podrían vivir tranquilamente de todo lo sembrado, sufran por sus hijos, nietos y demás familia, dándoles lo poquito que tienen. Tanto, hasta llegar a tener la nevera vacía...Parte de su vida dedicada a que tuviésemos de todo y ahora a que no nos falte de nada. Cómo la de mi vecina; Ochenta y tantos años, viuda desde hace un año y medio, con dos hijos en paro a quienes les da prácticamente su pensión completa para que puedan vivir bien. Ella llora y llora, diciendo que echa de menos a la persona que más quiso y no sabe que más puede hacer para ayudar a su familia. Me enseña la nevera. Sigue vacía.


¿Para esto las han pasado canutas? 
Estamos haciendo a personas mayores de 70 años responsables del mantenimiento de familias con historias durísimas ...Están haciéndose responsables de nuestras irresponsabilidades, de no haber sabido mantener eso que construyeron y que tanto les hizo sufrir. 


Y en mi cabeza la misma cantinela NO ES JUSTO, NO ES JUSTOOOO!!! 



No sé cuando pensamos despertar!!! pero como no lo hagamos, esto se apaga!!!







Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...