RISAS, PARANOIAS, LLANTOS...
UN POCO DE TODO Y DE TODO UN POCO.

viernes, 17 de enero de 2014

¡¡¡Nunca es tarde para recordar una navidad chula y hacer balance!!!

ALEXANDER JANSSON



Atrás han quedado las navidades. Muchas ganas de escribir sobre ellas  y aunque ya se han olvidado y estamos de nuevo sumergidos en nuestro día a día, han sido tan maravillosas y diferentes que no podía dejar de resumirlas y transformarlas en un post.


No soy muy navideña, pero desde que vivo fuera, la navidad toma un sentido diferente. Ahora suena a vacaciones, a reencuentros, a esa vida familiar de la que nunca he sido muy partícipe, a espontaneidad... Esta navidad fue larga, trabajo pocas horas, pero el lado bueno es que tengo vacaciones escolares, así que no quedaba otra que disfrutarlas.

Se presentaron con el encanto de lo imprevisto. Un ejercicio  total de hedonismo. Dominadas por una ciclogénesis que lejos de agobiarme me dio vida;  Recién llegados a Galicia, la primera mañana me dí un paseo descalza por la orilla de "A lanzada", deslicé mis pies en ese gua helada pero revitalizante y sentí que cada bocanada de viento impetuoso, limpiaba uno por uno, los pensamientos e ideas que ensombrecían mi cabecita,  las semanas previas. A los pocos minutos, lloré a borbotones y me sentí tan feliz y a gustito que me cuesta entender que hubiesen existido realmente. El mar se convierte así en terapia gratuíta y pienso en como puedo vivir sin esos momentos tan placenteros.

Fueron unos días relajados pero disfrutones, de reconocer emociones y sentimientos,  de aprender por fin, a disfrutar de las vueltas, a reposar y a recrearme en los encuentros que se puedan dar y a olvidarme de los que no pueden ser. Unos días adornados con regalos muy especiales, como un kit antimorriña que incluye un billete de ida y vuelta para carnavales, una ilustración con autora conocida o un super juego para contar historias que lo presentaré próximamente.  Y entonces, cobra más importancia si cabe, la despedida del año, el último cañón de confetti, el acabado perfecto para recuperar energía ante un nuevo año. Con unas navidades así, llego a pensar que están hechas para las personas que vivimos fuera, para darnos la oportunidad de volver, de respirar nostalgía, de recargar pilas, de tomar aire y seguir el camino.

El 2013 ha sido importante, un año revuelto a nivel emocional y sentimental,  de adaptación, de comienzos, de reconocer errores, de estrechamiento de relaciones familiares, de aprender a convivir con la distancia, un año para iniciar un proceso íntimo y personal, un proceso de cambio, de darme cuenta y aceptar, de escucharme y de conocerme. Un proceso que continuará en el 2014 y del cual me encuentro muy satisfecha y orgullosa. El 2014 continuará también, con una búsqueda de una mejor vida laboral, con la necesidad y la firme convicción de cambio de estrategia. Acompañado, por supuesto de musiquita para alegrarnos los días y las noches...  

Para muestra, este soniquete que me acompaña las últimas semanas; ¡¡ Alta dosis de buen rollo facilón!!!

Ala, a sobrevivir a los próximos mesesssss!!!



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...