RISAS, PARANOIAS, LLANTOS...
UN POCO DE TODO Y DE TODO UN POCO.

miércoles, 25 de febrero de 2015

Nunca es tarde para recordar una fin de año especial!!




Aunque ya estemos al borde de la primavera, y la celebración del año nuevo quede  un poco lejos, no quiero dejar de publicar este post, que se ha estado cociendo demasiado tiempo y  que estaba deseando salir a la luz. Y es que ,como premio a un 2014 tan movidito y para empezar con energía un año que se presenta muy ambiguo y determinante en muchos aspectos de nuestra vida, nos fuimos a pasar el fin de año a Berlín!! Tiriririri!!!


Que ganas tenía de pasar una navidad fuera. Siempre he pensado que una de las cosas negativas de vivir fuera es que la mayoría de las vacaciones se utilizan para ver a la familia, amigos.. y aunque se hace de muy buena gana, impide que viajes  a otros lugares.

Así que este año, nos hemos autoregalado un viaje navideño y lo acabamos en Berlín. ¿Que decir de Berlín?. Que me ha encantado, me ha sorprendido, me ha impactado, me ha tocado emocionalmente, me ha divertido, me ha indignado...Muchas emociones diferente en 6 días.

Berlín es una ciudad muy peculiar, marcada fundamentalmente por su historia que afortunadamente, no han querido olvidar pero si han querido pelear, renacer y seguir adelante sin rencores. Esta sensación se respira y se ve constantemente, no tanto en el centro, pero si en esos barrios, donde la diversidad, la creatividad y la cultura reina en las calles.

Una ciudad, llena de recuerdos tremendamente crueles y oscuros, que necesitan conocerse. Nos van a indignar, si.  Nos van a horrorizar, también. Nos van a remover por dentro y probablemente hasta nos hagan llorar y nos quiten las ganas de seguir haciendo turismo como si nada.. Pero es necesario conocer todas las barbaridades cometidas, para a continuación, poder reflexionar hasta donde llega la miseria del ser humano y por que no,  establecer paralelismos con la sociedad actual.  Puede que no existan campos de concentración como aquellos....pero si otras formas de explotación crueles e indignantes;  Las extracciones en las minas del coltán, o las fábricas clandestinas de grandes marcas del sector Textil, por ej. Es muy duro emocionalmente conocer historias vividas a ambos lados del muro,  historias de familias separadas, de fugas fracasadas...historias que se explican muy bien en el memorial del muro de berlin, centro de documentación gratis, que desde aquí recomiendo, muy muy interesante.

Pero como decía, Berlín ha seguido adelante, se ha reconstruído, ha renacido. Y ahora es mucho más que todo eso.

Berlín es grandes edificios y monumentos en espacios abiertos. Museos para todos los gustos y para todos los bolsillos.

Berlín es arte, arte en las calles, en las paredes, en los escaparates, en los bares...



Berlín es calle, es espacios amplios y ajardinados, es vida callejera hasta en invierno a pesar del frío y de las nevadas.

Berlín es modernidad y tecnología.

Berlín es diversidad multicultural, enriquecimiento...

Berlín es mercadillos al aire libre, artesanía, antigüedades...

Berlín es convivencia entre lo antiguo y lo moderno.





                     





Berlín no nos decepcionó, al contrario, cada día que pasaba en esa ciudad, más ganas tenía de volver. Berlín se ha convertido ya en un símbolo para nosotros, símbolo de un reencuentro, una nueva etapa..Berlín era un viaje esperado y ahora un viaje muy recordado.

Cuando viajamos , hacemos nuestro el lugar a visitar, lo vivimos desde nuestra experiencia, gustos, modo de vida, lo adaptamos a nosotros y nosotros nos adaptamos a él...De modo que  lo que un lugar significa para unos, significa algo totalmente diferente para otros.  Y es que el viaje es una experiencia totalmente subjetiva. 

Y ¿Cómo fue Berlín para nosotros? 


Pues hubo de todo; Blanca navidad. Cervezas y más cervezas. Salchichas y más salchichas con las manos congeladitas. Mapa de segunda mano encontrado y rescatado de la lluvia. Festejar fin de año con garrapiñadas y atragantarnos de la risa, después de dos horas bailando ante un puesto de chocolate caliente (toda una experiencia). Nuestras primeras palabras en Alemán, tu el Ja, yo el Nein, callejear por calles perdidas alejadas de turistas. Mucha rabia y lágrimas por las atrocidades allí cometidas. Nieve y más nieve para recibirnos. Luces por todas partes que no nos dejaron indiferentes. Fuegos artificiales que me alteraron ligeramente. Gorros y guantes pegados a nosotros. Nuestro primer brunch. Pararnos a ver demasiados coches. Entretenernos con cualquier pequeñez y llegar a nuestro destino 5 minutos antes del cierre. Buscar graffitis y deternos en todos y cada uno de ellos. Entrar en un negocio cada hora, para acumular calor y volver a salir a la calle... Pero sobre todo, Berlín ha sido  un despertar de nosotros, un respiro para coger aire, fuerza y recomenzar. 












































Y aunque estemos ya casi en Marzo, nunca es tarde para desearos un año bonito y disfrutón!!! ala, a vivir, ala, a lo locoooo!!!




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...