RISAS, PARANOIAS, LLANTOS...
UN POCO DE TODO Y DE TODO UN POCO.

miércoles, 30 de noviembre de 2016

SOBRE LO QUE HUBIESE QUERIDO ESCRIBIR


Retomé el blog con el firme propósito de escribir más a menudo y participar más de otros blogs.  Durante este mes, pensé en escribir de varias cosas, que me habían sucedido, a mi cabeza llegaban las palabras y la idea de cómo plantearlo pero tardaba en ponerme y cuando me ponía, las palabras me habían abandonado y el hecho en si parecía estar ya demasiado lejos .  Y es que ha sido un mes con aforo completo de intensidades, celebraciones y eventos varios…




Hubiese querido escribir sobre el encuentro otoñal entre 9 amigos/as y sus hij@s respectivos, que viví hace dos fines de semana en un albergue perdido en la montaña; Fue un fin de de familia elegida, de leña regalada, de conversaciones infantiles, de cantar el pollo a pleno pulmón, de tarta de galletas, de castañas asadas a la leña, de noches de secretos con nutella, de noches de insomnio, de mañanas frescas con panetone y tostas de pan de pueblo, de paseos otoñales, de saltos en los charcos y de cocinillas en grupo, fue un finde que terminó con una nueva despedida, pero con sabor muy dulce.



 
                                            
    
                                                   


Hubiese querido escribir tambien, sobre el fin de semana pasado escrito en femenino…empezó el viernes, con la manifestación en contra de la violencia de género, encuentros casuales y cenas intempestivas, continuó el sábado disfrutando de Festivala; escuchando a las Punkiereteiras y disfrutando de las maravillas de diversas artesanas gallegas donde me compre estos pendientes chulísimos  y jugando al baloncesto con una ahijada que es una todo terreno, continuamos a bingo con el concierto “voces femeninas”, donde nos quedamos prendados del ambiente envolvente y atrapante que crea Soley, y es que la música es islandesa es de otra pasta!!..., terminamos la noche  con una cena mejicano y a risa limpia con nuestros chungos acentos mexicanos…y cantamos bingo con un domingo a fuego lento, de despertares tardíos, de vermutes con grata compañía y de tarde de pelisofáymanta.




 


 Hubiese querido escribir sobre esto y mucho más pero ahora sobre la marcha he decidido  centrarme en escribir sobre mi abuela; 94 años, una caída imprevista, una cadera rota y una operación a la que según los médicos, era probable que no sobreviviese. Supe esto y mi salida fue inmediata. Tenía unas horas para ir desde el sur gallego al norte y poder verla antes de que la operasen…Siempre me ha agobiado bastante, el hecho de que alguien que quiero se muera sin despedirle, de hecho esta debe ser la 4 vez que la mato, pero ahí sigue vivita y dando guerra, y es que, como ella mismo afirmó, “ A ver si llego a los 100".

Podría deciros que tengo una abuela vitalista, con muchas ganas de vivir, pero no.  La muerte de mi abuelo muy joven, le arrebató la sonrisa y las lagrimas.  Aunque es verdad que ella ya era una persona bastante tendiente a la negatividad, al quejismo,  al agobio, a las preocupaciones y a las angustias… Poco la he visto yo disfrutar y fluir. Ahora a sus 94 años, sigue igual, su mente le ha traicionado y sigue sin disfrutar, pasa los días sentada mirando la tele, protestando y quejándose.  a penas reconoce a nadie…pero no se quiere ir…se aferra a la vida cual garrapata!!


Sin embargo mi abuela, es todo generosidad y tenía sus particularidades que la hacen especial y que quedarán en la memoria de sus nietos…sus caramelos respiral cada vez que nos oía toser, su  kit de los sábados; galletas cuétara, pipas, tableta de chocolate y un queso. Su torta de maíz; siempre hacía la misma, no he probado ningún otro postre de ella, pero a nadie le sale igual, las hacía cada día, y las  regalaba a las vecinas, al médico, al fontanero..todo aquel que le solucionaba algún problema se llevaba una torta de la abuela.  No olvidaremos tampoco, su hablidad para acertar regalos tocando el paquete, su manía de no dejarnos tirar de la cisterna,  su lectura del pronto todas las semanas (aún lo hace), sus patatas fritas con huevos cada sábado para mí y mi hermana antes de irnos a los Scouts, sus 100 pesetas para el trole, y su frase más repetida al teléfono “Cuelga que es muy caro, chao” y antes de poder despedirte ya te había colgado el teléfono...Aún me dejo algunas pero son las importantes y  me gusta que a pesar de su pena y tristeza,  en nosotros pesen más esas anécdotas y esas cosillas que la hacían especial y diferente!!


Y de momento ahí sigue la abuela, recuperándose y dando guerra y mientras nosotros intentamos sacarle alguna sonrisa que le alimente sus últimos días, meses, años y lo que le quede...



5 comentarios :

  1. Ole tu abuela, qué grande!! Me alegro de que siga dando guerra. Y me alegro también de esa escapada tan divertida. Un besote!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues yo también me alegro!! las abuelas son unas superheroínas!!. Gracias por comentar y darle vidilla al blog!!

      Eliminar
  2. A veces uno quiere escribir de muchas cosas y luego se amontonan y no escribes de ninguna. A mí me pasa a veces...
    Espero que tu abuela siga ahí, con sus cosas. Es admirable a veces ver a la gente mayor que se aferra a la vida más que los jóvenes.
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi me pasa muchísimo, por que tengo una vida un poco desorganizada y entre que el blog a veces se me olvida entre tanto lío y entre que no encuentro tiempo para escribir mis ideas, pues se van acumulando!!!

      Siii a veces se aferran de más, incluso. Bicos y gracias por estar!!

      Eliminar
  3. Preciosa muchacha! Muy feliz Navidad. Que todos tus sueños se cumplan en 2017.
    El mejor abrazo de este año que casi está a punto de ser historia. Cuídate mucho, que a mí me importas bastante : )

    ResponderEliminar

tienes algo que decir?

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...