RISAS, PARANOIAS, LLANTOS...
UN POCO DE TODO Y DE TODO UN POCO.

viernes, 28 de octubre de 2016

TEMAS POLÉMICOS QUE DAN PARA MUCHO.







































Este fin de semana, en una comida familiar con personas de edad variada, comentábamos el caso de la mujer Gallega que tuvo una niña con 62 años (sino conocéis la noticia, podéis informaros aquí).


El debate fue intenso; que si era un acto egoísta por que no pensaba en que pasaría cuando ella muriese y su hija quedase huérfana, que si a esa edad ya no va a poder correr detrás de ella, que si lo ha conseguido por ser médica...Y yo, como siempre en el medio, intentando ver la noticia desde distintos puntos de vista y buscando polémica. Entiendo que puede ser un acto egoísta, pero ¿acaso la maternidad no es un acto egoísta en su mayoría...? Por llenar vacíos, por sentirnos bien con nosotras mismas, por tener la familia deseada...No hay que olvidarse de que la mayoría de las decisiones que tomamos son egoístas por que van dirigidas a satisfacer nuestros deseos y/o necesidades.

Además, ¿no podemos pensar que a lo mejor le va a regalar una infancia tremendamente feliz y valiosa?. No lo sabemos, por que no la conocemos y sin conocer, sacar esas conclusiones me parece muy atrevido. Lo que si que podemos intuir de la noticia, es que es una niña querida y ansiada, y eso ya es bastante. ¿Cuántos/as niños/as no deseados/as hay en este mundo?. ¿Cuántas infancias trucadas por falta de cariño y atención?. Yo respeto totalmente su decisión y me inclino a pensar que puede que esa niña tenga la suerte de tener una infancia inolvidable que la dote de herramientas  emocionales para enfrentarse a la futura falta de su madre. Además, ningún niño está libre de quedar huérfano a edad temprana, yo conozco algunos/as y han salido adelante...y es que, nos guste o no, los reveses son parte de la vida.

Lo que me hizo sulfurar un poco, fue cuando salió a relucir la famosa DIFERENCIA GENERACIONAL. Utilizaron el argumento que no se entenderían por las 6 décadas que las separan y que la hija no podría entender la vida que la madre ha tenido. Y de ahí llegamos a la idea que estoy cansada de escuchar, que se refiere a que nuestra generación no entiende lo que nuestros padres/madres han pasado; hambre, trabajos duros desde la infancia, muchas dificultades económicas, emigración temprana, una guerra...Y francamente me molesta mucho este tipo de comentarios, evidentemente no se lo que es vivir este tipo de acontecimientos por que no los he vivido y necesito que me los cuenten, pero puedo entenderlos, puedo empatizar con lo duro que ha sido y puedo comprender ciertos comportamientos actuales y perdonarlos debido al pasado vivido. Pero no es justo que se nos eche en cara no haber vivido con esas dificultades. Nosotros no tenemos la culpa, no. No somos culpables de que no hayamos vivido una guerra, no somos culpables de que nuestros padres nos hayan querido darlo todo, no somos culpables de no haber pasado hambre...y no, no hemos pasado eso, pero tenemos otros obstáculos que saltar y para los que a muchos/as no se les ha preparado. Y no pasa nada, hay que aprender, pero creo que  tenemos que asumir nuestra responsabilidad. Las personas deberíamos asumir que somos responsables de la sociedad que dejamos a las futuras generaciones, y de como los educamos. Si me quieres dar todo, luego no me eches en cara que no se lo que es pasar hambre, ni vivir una guerra. Edúcame para que sea sensible hacia la gente que pasa por todo esto y tenga empatía hacia las personas que tienen la vida mucho más complicada que yo. Pero dejemos ya de utilizar argumentos de abuelo cebolleta, por que las generaciones se pueden entender y enriquecer mutuamente, eso sí, hace falta dejar los reproches bien lejos, hablar sobre todo lo pasado y una alta buena dosis de empatía...


martes, 4 de octubre de 2016

CANCIONES QUE DESENCAJAN.







Hay canciones que tienen el superpoder de removerte por dentro, de abrir puertas que estaban cerradas con candados, puertas que duele abrir y que cerramos para no sufrir y poder seguir adelante, o puertas que creíamos abiertas pero que en algún momento, nuestro inconsciente las ha cerrado para favorecer la supervivencia. Una palabra o una melodía pueden bastar para que esas puertas se abran y todas esas emociones secuestradas, se desparramen, pringándolo todo.


Y esto fue lo que sucedió aquella noche de finales de Agosto. Celebrábamos el final de la temporada en nuestro bar favorito de esos meses, disfrutando de su expresividad y de su atrapadora y cautivadora voz. Cuando sonó esa melodía, no se por qué sentí un escalofrío, y a poquitos me fui empequeñeciendo y entristeciendo. No entendía mucho la letra, pero esa voz, esas notas al piano y esas palabras me estaban removiendo entera...y entonces vino LA FRASE; "Where is my home?". Estas cuatro palabritas juntas provocaron en mi, dudas, frustraciones, deseos, morriña, nostalgia, ilusión...Todas juntas se revolvían y se arrejuntaban en mis entrañas, las lágrimas, conquistaron  mi cara, me miraste, lo entendiste todo, me abrazaste y me regalaste un momento de los que yo llamo "complicidad máxima". No pensaba, solo sentía mi herida.


Ayer volví a escuchar esa canción, y de nuevo, la emoción, y de nuevo las lágrimas...y de nuevo remuevo esa frustración por no sentir todavía que estoy donde quiero estar, esos deseos de permanecer, esas dudas de si será este por fin mi lugar, nuestro lugar, esa nostalgia por aquellos años en que tuve LUGAR y HOGAR, esa morriña por todos aquellos hogares que pensé míos pero que ahora son de otros/as...y como no, esa ilusión por que esta vez si.

Y como soy de las que pienso que, las heridas hay que intentar cerrarlas...vuelvo a escuchar la canción, a ver si va cicatrizando.











Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...