RISAS, PARANOIAS, LLANTOS...
UN POCO DE TODO Y DE TODO UN POCO.

viernes, 24 de marzo de 2017

BARCELONA, UNO DE MIS REFUGIOS.




ALESSANDRO GOTTARDO


Los Viajes siempre sientan de maravilla y Barcelona nunca defrauda. Una ciudad a la que alguna vez llamaste casa, es fácil que se convierta en un fabuloso refugio.

Han pasado ya 12 años y mi visita anual es ya un clásico. Me relaja, me trae recuerdos de esos en los que vale la pena recrearse y nunca deja de sorprenderme.

Esta vez tenía un objetivo más definido que en otras ocasiones y es que S, de la que  ya hablé aquí, se encuentra sobrepasada por una doble maternidad con su marido fuera...así que fui encantada para echarle una mano, echarnos unas risas, compartir tés y pastelitos ricos, ponernos al día, dar muchos paseos, disfrutar de sus peques y en definitiva, hacer que por lo menos una semana se le hiciese más corta.

Pero por supuesto, Barcelona me brindó muchísimo más para descubrir, disfrutar y aprender. Me regaló encuentros que se llevan repitiendo unos cuantos años y encuentros nuevos que tuvieron la casualidad como factor desencadenante. Me ofreció la oportunidad de descubrir nuevos rincones, nuevos bares, y hasta nuevos pueblos. Me facilitó incluso, un hueco para una turistada; subir a la terraza de las arenas en Plaza España. E indudablemente me concedió un encuentro íntimo, un ratito a solas, que nunca perdonoo y que me sienta siempre infinitamente bien.

Mientras disfrutaba de todos estos momentos para recordar, pude comprobar varias cuestiones; que es absolutamente real la invasión turística de la que tanto se habla últimamente, que a pesar de ello la ciudad sigue creciendo y transformándose sin perder ese orden urbanístico que la hace tan especial y que sigue siendo una ciudad donde la gente se une y se organiza para mejorar su ciudad y lograr aquello en lo que cree.


Me voy con la tristeza puesta y cubierta de nostalgia...Tristeza, por dejar a mi amiga sola con toda su mierda para ella solita y nostalgia, de todo lo bueno vivido allí y de las personas que Barcelona me ofreció y me sigue ofreciendo. Y es que, fue allí donde después de muchos años empecé a sentirme yo misma y donde me rodeé por fin, de personas que pensaban y sentían de un modo similar al mío. 


Soltar eso y dejarlo atrás, sigue costando y haciendo pupa de vez en cuando.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...